31 enero 2017

Mi esperanza

se deshace, 
como los castillos en el cielo 
hechos de todos los sueños 
que nunca alcancé; 

se disuelve, 
como el calor en el pecho 
cuando la sangre se hiela 
con cada insensatez; 

se desvanece, 
como los últimos rayos de sol 
que rasguñan las estrellas 
al atardecer; 

desaparece, 
como mi voluntad 
al haber besado tus labios 
aquella última vez.

_M.O.