06 junio 2015

060615

Señor, llévame lejos,
si no puedo amar a quien quiero.
Quita mi alma de aquí,
que ya no supure dentro de este cuerpo.
No quiero vivir,
no sin sentir el calor de sus dedos.
Llévame, Señor,
borra de mi mente
cada segundo que por él estuve despierto.
Quiero volver a dormir,
que mi corazón silencie su lamento.
Por qué me hizo feliz?
Por qué no vivimos un amor eterno?

Cuídalo, Señor,
pon en su camino sólo flores
que perduren en el tiempo.
Llénalo de abrazos;
quita de sus hombros todo peso.
Ámalo inmensamente,
como yo no pude,
como no supe hacerlo.
Entrégale mi vida, Señor,
porque es suya y yo no la quiero.


Llévate este dolor para siempre;
porque su ausencia me mata, pero no muero.



__M.O.