09 noviembre 2014

Agua de mar...

Todavía pienso en lo que fue,
lo que nunca sucedió,
la minúscula oportunidad
que surgió de conocernos,
en la cálida ilusión
que creció muy dentro nuestro,
que tan pronto se esfumó.

El sonido de tu voz,
aún navega por mi días,
me susurra por las noches,
acusando cobardía;
tu recuerdo no se borra,
permanece en mi memoria,
indeleble, inalterable;
agridulce melodía.

Aún añoro,
y no dejo de extrañar, 
todo lo que en ti 
pareció ser libertad,
tu sonrisa, tu mirada,
lo perfecto de tu ser
que me supo a agua de mar.

Eras ave en pleno vuelo, 
eres nubes en el cielo,
serás polvo en el desierto,
infinita inmensidad.

Y te guardo entre mis dedos, 
junto a todo lo que quiero,
junto a eso que deseo 
hoy y siempre recordar; 
junto a letras de canciones, 
versos hechos de emociones, 
junto a nombres de personas 
imposibles de olvidar.

__M.O.