08 marzo 2014

VIII

Quién hubiese pensado que de tanto suspirar se pude morir ahogado. Debí haberlo adivinado, aquella primera vez que te vi, cuando respirar dejó de ser sencillo y quitarte de mi mente se convirtió en algo demasiado complicado.
__M.O.