24 marzo 2014

El silencio también se puede escuchar...

El suelo de esta habitación hoy hiela más de lo normal, 
los recuerdos pesan tanto que a veces es difícil respirar. 
Qué caso tiene extrañarte? si lo que fue una vez ya no va a regresar. 
Tu almohada ya no huele a ti; nunca sabrás lo vacío que ha quedado este lugar.

Cuántas son las noches de invierno que habrá que soportar, 
donde el silencio sea el único que sin más se deje abrazar (?)
Afuera llueve, el cielo no deja de llorar, 
le he contado que el destino se equivoca, que a ti y a mí nunca nos debió separar. 

Supongo que somos como el desierto y el mar; 
y hay cosas que, aunque yo quiera, no van a cambiar.
Que no mire mi reloj no significa que el tiempo vaya a parar, 
entiendo que hay corazones que por la fuerza no se pueden conquistar.

Como cuando en los mejores sueños de pronto debemos despertar, 
al parecer hay canciones que de un momento a otro dejan de sonar...

__M.O.