10 diciembre 2013

El deseo con el que tropiezo...

"Que me abandonen mis fuerzas y finalmente pierda la razón, 
que seamos dos extraños y se me vuelva piedra el corazón..." 

Esperaba que me impulsaras a gritar los "te quiero" 
que sé esconder entre sonrisas cada vez que te veo. 
Esperaba por algo que calmara la angustia que siento, 
al saber que alguien más consume la dulzura de esos labios en los que a cada palabra me pierdo.
Esperaba por nuevas sensaciones, que nos robaran el aire y nos lanzaran al cielo; 
que nos hirvieran la sangre y nos quitaran los miedos. 
Esperaba tanto, y tus ojos me mostraron egoísmo en su reflejo; 
sin oportunidad de cubrirme, tu indiferencia se me clavó en el pecho, 
junto a lo mucho que he callado, junto a todo lo que siento. 

Sangro la tristeza de saber que no te tengo, 
lloro ya sin lágrimas, porque cada vez siento menos. 
Dentro de mí, la ilusión calló su canto y sólo quedó el silencio, 
la ultima gota de esperanza se evaporó en ese momento. 
Lo que duele es darme cuenta que no valgo tu tiempo, 
que no hay lugar para mí entre tus brazos, ni en tus pensamientos. 
Y aunque que bastante he hablado de mí, y de esas muchas cosas que sueño, 
a diferencia de ti, nunca he sido mi prioridad, porque tú has estado primero, 
siempre lo he hecho así, y probablemente lo siga haciendo.

__M.O.