23 septiembre 2013

Encontrarte una vez más…

Tú, un día más, una vez más, allí estás…
Te miro desde lejos, con deseo te observo. Aunque con disimulo me acerco, en cuanto puedo hasta ti llego. Oculto mis impulsos en la oscuridad, sonrío contigo pero no te digo la verdad.
Respiro tu perfume, sin que lo notes, y mis labios muerdo. Miro tus dedos, por momentos su roce siento. Observo tus manos, las imagino entrelazadas con las mías en algún momento.
Me es imposible hablarte sin que ello me provoque una sonrisa; sobrecargo mi mente de ideas buscando maneras que me permitan oír tu risa. Te observo de pies a cabeza, te conozco más de lo tú piensas; aunque sería mucho más si por mí fuera. Quisiera poder verte a los ojos, sin miedo, pero sé que no debo; no tengo pretextos que me permitan intentar leer en tu mirada cuales son tus verdaderos sentimientos.
Quiero estar junto a ti, quiero sentirte a mi lado; quiero que respiremos el mismo aire, que compartamos el mismo espacio.
Mientras te contemplo, corre sin detenerse el tiempo; quizá vuela porque sabe que estoy en mi mejor momento. Minutos junto a ti que me hacen creer que eres perfecto; segundos que no son suficientes, que no me alcanzan para aclarar lo que en verdad siento.
Y siempre llega ese momento en el que te tienes que marchar, en el que te alejas sin saludar. Ese momento, en el que respiro tanto como puedo por no llorar, en el que aprieto mis puños, maldigo y acepto lo que me es imposible evitar…
Quiero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar; una vez más quiero encontrar en ti motivos para soñar.

__M.O.