22 septiembre 2013

I

Cuando el corazón comienza a pesar,
y tus ojos necesitas cerrar.
Cuando ya no puedes pensar,
y las voces en tu mente deseas callar.
Cuando ya no quieres hablar,
y sólo quedan fuerzas para respirar.
Cuando caes en la cuenta de que sólo eres otro más;
un ingenuo fácil de engañar,
un recuerdo fácil de olvidar,
un extraño fácil de ignorar.
Uno más… 

Que se puede usar, doblar y tirar.


__M.
Ø.