30 diciembre 2013

Hoy, y no mañana...

Mañana estaremos menos vivos de lo que hoy estamos, 
más perdidos, menos seguros de saber a dónde vamos. 
Mañana ya no tendremos fuerzas para hablar, 
qué sería de nosotros si no hubiésemos tenido tanto miedo a errar (?)  
Mañana podría ser nuestra última oportunidad de vernos, 
quizá algún día no tengamos más opción que simular desconocernos. 

Mañana el olvido terminará siendo una necesidad;
negaremos sentimientos, disfrazaremos la verdad. 
Mañana, nuevamente, nuestra mente será un infierno, 
nos quemará el recuerdo, nos helará el silencio.
Mañana, sin darnos cuenta, se nos acabará el tiempo, 
ni risas ni llanto, seremos sólo polvo arrastrado por el viento.

Mañana, tal vez, podríamos no volver a despertar, 
... quizá, hoy, debería decir(te) todo eso que suelo callar.

__M.O.

10 diciembre 2013

El deseo con el que tropiezo...

"Que me abandonen mis fuerzas y finalmente pierda la razón, 
que seamos dos extraños y se me vuelva piedra el corazón..." 

Esperaba que me impulsaras a gritar los "te quiero" 
que sé esconder entre sonrisas cada vez que te veo. 
Esperaba por algo que calmara la angustia que siento, 
al saber que alguien más consume la dulzura de esos labios en los que a cada palabra me pierdo.
Esperaba por nuevas sensaciones, que nos robaran el aire y nos lanzaran al cielo; 
que nos hirvieran la sangre y nos quitaran los miedos. 
Esperaba tanto, y tus ojos me mostraron egoísmo en su reflejo; 
sin oportunidad de cubrirme, tu indiferencia se me clavó en el pecho, 
junto a lo mucho que he callado, junto a todo lo que siento. 

Sangro la tristeza de saber que no te tengo, 
lloro ya sin lágrimas, porque cada vez siento menos. 
Dentro de mí, la ilusión calló su canto y sólo quedó el silencio, 
la ultima gota de esperanza se evaporó en ese momento. 
Lo que duele es darme cuenta que no valgo tu tiempo, 
que no hay lugar para mí entre tus brazos, ni en tus pensamientos. 
Y aunque que bastante he hablado de mí, y de esas muchas cosas que sueño, 
a diferencia de ti, nunca he sido mi prioridad, porque tú has estado primero, 
siempre lo he hecho así, y probablemente lo siga haciendo.

__M.O.

05 diciembre 2013

Palabras...

que quizá digan todo, que tal vez digan nada. 
Ansias encapsuladas, verdades maquilladas.
Secretos a toda voz; anhelos de amor con personas equivocadas.

Palabras, sencillas o rebuscadas, 

atrapadas en los labios, en la punta de los dedos, un poco borroneadas. 
Inefables sensaciones, ocultas en miradas.

Palabras que ilusionan, que desesperanzan;
que hablan de libertad, que de felicidad y miedo se disfrazan.
Que hacen volar. Que, como agujas, en la garganta se clavan.

Palabras, dulces o amargas. 

Que arroban, que seducen; filosas como dagas,
que deshacen ataduras, que fácilmente cortan alas. 

Reflejos de uno mismo en pequeñas figuras dibujadas. 
Deseos escondidos, emociones disfrazadas. 
Momentos de sinceridad plasmados en frases aisladas....

__M.O.

27 noviembre 2013

Vuelves a escapar...

Pensé que seríamos ese algo difícil de explicar,
como ese nudo en la garganta que a veces nos impide hablar;
que de nadie más tendríamos necesidad,
que, juntos, elegiríamos vivir en estado de continua ebriedad.

Supuse que haríamos algo más que el intento,

que alucinaríamos hasta no saber lo que en verdad era cierto;
que seríamos libres de mostrar lo que guardábamos dentro,
que nuestra necesidad de amar llegaría a quitarnos el aliento.

Creí, que de darnos la oportunidad tú también tenías ganas,

que el final de todo esto nos encontraría envuelto en llamas,
que sin saber cómo, volaríamos sin alas;
que sobrarían besos, cada vez que nos faltaran las palabras.

Y aunque entre nosotros, quizá, nunca hubo más que confusión, 
desesperado me aferré a ti, creyendo que eras mi única opción.
Y es que la razón nunca pudo dominar al corazón,
me doy cuenta ahora que, sin ti, estoy falto de toda emoción.

Me arrojé al agua sin siquiera haberlo pensado,

me creí partícipe de una historia que aún no había empezado; 
cometí el error de pensar muy poco y sentir demasiado.
Ilusionado hasta el cuello, contigo, tal vez merecí haberme ahogado.

__M.O.

19 noviembre 2013

Un plan de medianoche...

Vuelve a caer la noche una vez más;
ensimismado, buscando soluciones a problemas que no existen en realidad.
Sumergido en la penumbra, siendo invisible en la oscuridad.
Avanzan las horas; se esfuma el tiempo dejándome atrás.

Intento olvidar; encadeno los sueños que me mantienen despierto.

Cierro los ojos, y te veo a ti sonriendo, 
has llegado a convertirte en mi peor recuerdo.
Eres un precipicio de afilados sentimientos; un espejismo en medio del desierto.

Con la vista en el techo, contando suspiros que escapan al cielo,

al ritmo de latidos que en el vacío se hacen eco. 
Si te pienso, el fuego incendia este corazón reseco;
si no lo hago, el frío de la noche convierte mi sangre en hielo.

Planeo el crimen perfecto; mañana seré alguien distinto.

Hoy asfixiaré las tristezas bajo la almohada,
ocultaré verdades, borraré tu nombre; no quedará nada.
Ya no seré el mismo, negaré haber dicho lo que siento.

__M.O.


12 noviembre 2013

VI

Quémame por dentro, con tu aliento;
con tus palabras, que en mi interior generan fuego.
Quémame; de esto hagamos un incendio,
haz cenizas de mí y de todo lo que siento.

Quémame y ardamos juntos, sin dolor; 

sé sol, abrásame como a la arena del desierto. 
Quémame con el calor de tus besos, 
enciéndete conmigo y viviremos; puedes confiar, no miento. 

__M.O.


30 octubre 2013

Lo que siempre fuimos...

Doy la espalda a las casualidades, tú te niegas a pensar en primeras oportunidades. Desoigo el sonido de tus pasos alejándose de mí; el frío de la noche ha congelado mi sangre, tal vez ya ni siquiera estés aquí.

El silencio como único testigo, me recuerda, incesante, que tu voz ya no endulzará mis oídos. En un trueque desigual y sin sentido, te entregué todo lo que tuve, a cambio de unos pocos latidos.

Nunca nos conocimos, sólo porque siempre tuvimos miedo de ser nosotros mismos. Algunas palabras balbuceaste, yo prometí que por siempre podría amarte. Tú me miraste como si me conocieras; yo, como si fuese la última vez que te viera.

Dos extraños, que las palabras nunca les faltaron. Dos cobardes, que los días no les alcanzaron. Dos amigos, que temieron probar suerte. Dos que, en secreto, no sentían tan diferente.

__M.O.


16 octubre 2013

Otra noche más...

Sentado aquí frente a miles de palabras, convenciéndome a mí mismo de que esto aún no acaba. 
Memorias de ti, partes de mí. Pedazos de nuestras vidas, desordenados, amontonados; "por siempre" olvidados, desperdigados por ahí.

En compañía de tu existencia, de tu amarga ausencia.  
Expongo mi yo interno, poco y nada retengo; para más tarde no reservo risas ni lamentos.
En descoloridas páginas de un cuaderno, somnolientas promesas de amor eterno, que se escriben en secreto, que se leen en silencio. Una nota que dice: _Lo siento. Lamento no poder ser alguien más; aunque lo intento. 

Un sorbo de café que entibia las entrañas, heladas desde hace tiempo por tu indiferencia, más que por el frío que se cuela en las ventanas. 
Un individuo de autoestima magullada, de sangre congelada; que se inmoviliza frente a ti, que se derrite ante tu mirada.
Una noche, entre bocetos de figuras aladas, apuntes de historias jamas escritas y un montón de tazas apiladas. 

De fondo suenan una y otra vez las mismas melodías, refugio pasajero cuando no avanza el tiempo, cuando se hace presente la melancolía. Con versos cubro las goteras que intentan inundar mis noches de monotonía... 
Conteniendo el aliento, con tu recuerdo hasta el cuello. Una noche más, en una suerte de lenta agonía, en compañía de tu soledad, en la soledad de tu compañía.

__M.O.


07 octubre 2013

Se parece a ti...

  Mi felicidad se ha ido contigo, por eso te escribo. Porque es posible, que en tus ojos se haya escondido, que sin saberlo anden juntos por ahí.
  Si en algún momento la encuentras; si su reflejo te muestra, al menos, un poco de todo lo que yo vi; dile que cada día la espero, que me propuse olvidarla pero no lo consigo, que ha sido más difícil de lo que creí.
En algún momento del día sin que te des cuenta, ella te estará viendo; aprovecha, no permitas que nuevamente se pierda. Dile que sólo la necesito a ella, que a vivir sin ti aún no aprendí. 
  Si la ves perdida y sin saber a donde ir, dile que no tema, que siempre tendrá un lugar aquí. Que empaque su mirada, su sonrisa, su confianza, que traiga consigo todas esas cosas que tanto me gustan de ti.
  Tal vez ella no lo sepa, quizá tú no lo entiendas; ambos se parecen demasiado. No preguntes porqué pero es así, y lo sé desde la primera vez que la vi, ese día en el que tú te convertiste en ella, ese instante en el que te conocí.
  No olvides decirle todo esto, no olvides nada de lo que te pedí. Sé que te encontrarás con ella; mi felicidad tiene tu nombre, y se parece mucho a ti.

__M.O.


04 octubre 2013

Realidad, para los amigos...

Canta melodías en silencio, toca acordes en La menor,                      
Sabe amargo; huele a lluvia, a noche, a temor. 
Es aliada del recuerdo, de falsas promesas de amor.

En ocasiones crece, se hace gigante;

a veces minúscula, insignificante.
Llega de imprevisto y te abate,

solo en tu cama, o dentro de un mar de gente. 

Ahí está, no se ve pero se siente. 
Te recuerda a alguien, aunque su nombre es diferente. 

Es cobarde, ataca por la espalda cuando estás desprevenido.

Ata tu lengua, sella tus labios, cubre tus oídos;
habita tu mente, es enemiga del olvido.

"Soledad", le llaman los entendidos;

"Realidad", le decimos los amigos.

__M.O.



01 octubre 2013

Un paso al frente...

El primer golpe, y con impetuosidad. 
Dije lo mucho o poco que sentía, 
en un momento de valentía, 
en un ataque de sinceridad. 

De pie, a kilómetros de distancia, 
frente a ti, firmaba mi sentencia. 
Decidido a no volver a esperar, 
dispuesto a aceptar lo que pudiese pasar. 

Arrojé la moneda y no esperé, 
ya estaba en el juego, y te enfrenté. 
Esa sensación de temor, de emoción; 
en el centro del pecho, ese no sé que. 

Desde el principio supe que sería una batalla perdida, 
pero no cambié de objetivo, tu corazón estaba en la mira. 
No tenía armas que pudiesen vencerte, 
sólo un escudo de pura verdad para defenderme. 

Y fuiste más noble de lo que pude imaginar. 
un oponente imposible de derrotar. 
No estabas allí para pelear, 
sino para demostrarme que ninguno necesitaba ganar. 

Pese a que enamorarme más fue lo que conseguí, 
entendí que nunca formaría parte de ti; 
que no soy digno de poderte amar; 
que mi único consuelo es olvidar. 

Ya no existe botín de guerra que repartir, 
sólo despojos de algo que me atreví a sentir. 
Y aunque el rival sigue siendo el capitán de mi escuadrón, 
no me doy por vencido, no abandono mi puesto al pie del cañón.

__M.O.


28 septiembre 2013

V

"A las horas de olvido me encamino.
Con lágrimas en los ojos al vacío miro,
aprieto mis puños y me resigno.
Taciturno; en medio de la calma desilusiones respiro."

__M.O.



Lo imagino…

Tendré que empezar desde cero,
sin recuerdos, sin ilusiones, sin ataduras, sin peros…

Y aunque no quiera, llegará el momento de actuar, 
mis manos temblarán, no habrá tiempo de pensar.
Nuestros caminos no se cruzarán por coincidencia, 
sé que será algo más que una cuestión de urgencia.
Me olvidaré de mis errores, 
de mi prudencia, de mis temores.
De nada servirán planes, estrategias, ni sugerencias; 
de poco me será útil lo que sé de ciencia.
Y aunque quiera, nada podré recordar,
mi voz se apagará; sensaciones imposibles de explicar.
Tu sonrisa me hará ignorar cualquier advertencia, 
tus besos me quitará mi poca inteligencia.
Tú estarás en cada palabra que escriba,
en cada paso que dé, en cada frase que diga.
Tú estarás en cada uno de mis libros, escondido 
en estrofas que sólo para mí tendrán sentido.
Y aunque no quiera, todo habré de olvidar, 
mi mente se nublará, no tendré forma de razonar.
El mundo desaparecerá ante tu presencia, 
tu mirada me hará desoír la voz de mi conciencia.

__M.O. 

26 septiembre 2013

No sé…

Ya no sé lo que hago, mucho menos porqué, pero necesito hablar, necesito decir algo…
Últimamente me siento distinto, probablemente sea algo que perdí. Si fuese más sensato sólo lo dejaría ir, pero lo que quiero simplemente no lo olvido, para mí las cosas no funcionan así. Y ya de nuevo estás presente; aunque no lo quiera, tu nombre siempre regresa a mí.
Sin motivo concentro mis fuerzas en nada, no veo con claridad cual es el objetivo; mis pies no caminan juntos, sino que en distintos sentidos. Muchas veces dudo si realmente vivo; si en realidad avanzo o si estoy detenido en este camino.
Pienso en que el tiempo pasa, pienso que la vida no para; pienso en que aún no encuentro respuestas, y aunque no debo, ya estoy de vuelta quejándome por nada.
Mi inspiración ha volado lejos; no sé donde estará, pero cerca de mí no la encuentro. Quizá cambió sus ropas o encontró a alguien más apuesto; seguramente, ahora, alguien más se beneficia de sus besos.
Y ya no sé de dónde sacar palabras, no sé si imaginarlas, o quizá inventarlas. Alguna vez fueron deseos, sueños ocultos en versos; ahora no son más que ridículas frases sacadas de un cuento, pero aún así, la única forma de expresar lo que siento.
Y si pudiera explicar más cosas, lo haría. Pero creo que entonces en realidad no las sentiría, no serían ciertas, sino que las inventaría. Escribiría los verbos más rebuscados para expresar algo que nunca comprendería. 
Que mejor sigo así, que me explote el corazón con todo lo que lleva adentro; si las palabras se niegan a salir, que se escondan, tal vez sólo sea cuestión de tiempo.

__M.O. 

IV

Ya he dicho todo lo que siento,
he escrito todo lo que pienso.
Y aun así tú no lo sabes.
Todas esas palabras se han borrado;
con el tiempo han volado, se han alejado,
como hojas llevadas por el viento.

__M.O.

III

“Tú, que me sueles ignorar; 
que mis suspiros te sabes llevar. 
Tú, por el que agradezco 
y maldigo haber tenido que cruzar. 
Tú, el que mis palabras me ha hecho tragar; 
por el que más de una vez he llegado a tartamudear. 
Tú, que pasas por mi vida como un sueño fugaz; 
que llegas para quedarte, que de mi mente no te quieres marchar. 
Tú que, aun sin armas, contra mí tienes todas las de ganar. 
Tú, por el que estaría dispuesto a hacer lo que fuere, 
excepto tenerte que olvidar….” 

__M.O. 

Mucha distancia, poco tiempo…

"Necesito que seas el fuego que me ayude a pasar el invierno. Necesito que seas esa sensación que mantenga mi corazón latiendo".

Pese a que tan poco te conozco, y aunque tal vez nada sea cierto, me has dado motivos para sentarme aquí a expresar lo que pienso. Nuevamente sueño despierto… Si tan sólo con palabras me haces feliz, no quiero imaginar cómo continúa todo esto.
Aun así, una vez más, no sólo corro, sino que vuelo. Sentado sobre una nube, pierdo la noción del tiempo. Eres tú, es tu presencia, que incita a olvidarme de todo el resto.

“Espera un momento, quedémonos quietos. Déjame observarte en silencio; que tus ojos me digan si es real lo que siento…”

Sé que hablo de más, ¡Perdón!, es la emoción que guardo dentro. Es que hace tiempo esperaba esto… Tiemblo de frío, o quizá sean los nervios.
Sin embargo temo de lo que pudieses pensar; con una palabra mi torre de ilusiones podrías derrumbar. Me niego a pensar que esta sensación se pueda esfumar.
Señales en todos sentidos; podría ser este el sendero, o simplemente un salto al vacío. Por momentos ni de mí mismo me fío; sólo sé que pienso en ti y, sin saber porqué, sonrío.


__M.O. 

25 septiembre 2013

En el espejo…

Lo veo en sus labios, en el rojo de sus ojos. Tiene ganas de llorar; sin motivo alguno, la tristeza se apodera de él; una vez más las lágrimas no se hacen esperar. 
Sus sueños se hacen pequeños, ya no tiene los mismos deseos; la meta que se ha propuesto aún se encuentra demasiado lejos. 
Prefiere no decir nada y aún así, su voz interior no consigue callar; en su mente, el silencio se hace desear. Tendría que aprender a olvidar, quizá ya no debiera pensar. 
En su pecho la desazón ha vuelto a anidar. El frío llegó y no se quiere marchar. La cálida sensación de libertad que adquirió cuando dijo la verdad, en poco tiempo se ha llegado a esfumar. Su felicidad no reside en lo que, de él, otros puedan pensar, y sin embargo necesita de alguien que lo quiera escuchar. 
Cree que detrás de un muro de piedra se debería ocultar; que un gesto severo es el mejor escudo que puede enseñar. No le preocupa el que lo puedan aprobar, pero tiene cosas que demostrar. Hoy, no le interesa ser amado, lo que necesita es amar. Algo que creía sencillo de encontrar, ahora, se convierte en una necesidad difícil de concretar. 
No sabe lo que busca; sólo espera por una sensación que lejos de sí mismo le permita volar. Una excusa por la que cada día despertar, un pretexto por el que luchar. 
En su reflejo ve todo lo que intenta ocultar; el “yo” del espejo le muestra todo lo que en primera persona le es imposible apreciar.

__M.O. 

Conocerte es lo que necesito…

No sé si es cierto o si lo imagino; no sé si realmente lo siento o si a quererte me obligo…

Haz lo que desees conmigo; sólo a ti te lo permito. Más nada puedo perder, si no te tengo a ti que eres lo que necesito. 

Y aunque en momentos de incertidumbre me pareces nocivo, también sé que eres todo lo que preciso…. 
Cuando te miro. Cuando tu imagen llega a mi mente y sin necesidad de verte sonrío. Cuando dejar de pensarte no puedo, y me pregunto si llegarás a ser mío. 
A veces desvarío; por momentos pienso que no buscamos lo mismo. 
Te siento lejos. En distancia se convierte todo lo que callas. Tus silencios se transforman en murallas, que entre nosotros tú levantas, y ni siquiera sé de qué te resguardas. 
Tan sólo palabras nos separan. Preguntas, que prefiero no formular; respuestas, que viniendo de ti me sonarían demasiado dolorosas y no podría tolerar. Pero, sobre todo, no me perdonaría si es que te llegase a lastimar. 
Temo por el resultado, por el desenlace de una batalla que no soy capaz de pelear. Un duelo de sinceridad, en el que perderá aquel que más de sí mismo se atreva a mostrar. 
Y aunque sé que de mi cobardía me habré de lamentar; en lo feliz que junto a ti podría ser, es en lo que ahora prefiero pensar. 
Tantas cosas sobre ti me gustaría saber; de principio a fin, de pies a cabeza te deseo conocer… 
Quisiera: 
Poder verte dormido. Oírte leer un libro. Mirarte a los ojos y saber que pensamos lo mismo. 
Escucharte decir: _Te necesito. 
Abrazarte cuando sientas frío. Sentir que eres más que un amigo. Conversar por horas, y sin motivo. 
Que digas: _Siempre te quise y nunca me animé a decirlo... 
Saber que no eres perfecto; amarte por darme todo lo que necesito. 

__M.O. 

23 septiembre 2013

Encontrarte una vez más…

Tú, un día más, una vez más, allí estás…
Te miro desde lejos, con deseo te observo. Aunque con disimulo me acerco, en cuanto puedo hasta ti llego. Oculto mis impulsos en la oscuridad, sonrío contigo pero no te digo la verdad.
Respiro tu perfume, sin que lo notes, y mis labios muerdo. Miro tus dedos, por momentos su roce siento. Observo tus manos, las imagino entrelazadas con las mías en algún momento.
Me es imposible hablarte sin que ello me provoque una sonrisa; sobrecargo mi mente de ideas buscando maneras que me permitan oír tu risa. Te observo de pies a cabeza, te conozco más de lo tú piensas; aunque sería mucho más si por mí fuera. Quisiera poder verte a los ojos, sin miedo, pero sé que no debo; no tengo pretextos que me permitan intentar leer en tu mirada cuales son tus verdaderos sentimientos.
Quiero estar junto a ti, quiero sentirte a mi lado; quiero que respiremos el mismo aire, que compartamos el mismo espacio.
Mientras te contemplo, corre sin detenerse el tiempo; quizá vuela porque sabe que estoy en mi mejor momento. Minutos junto a ti que me hacen creer que eres perfecto; segundos que no son suficientes, que no me alcanzan para aclarar lo que en verdad siento.
Y siempre llega ese momento en el que te tienes que marchar, en el que te alejas sin saludar. Ese momento, en el que respiro tanto como puedo por no llorar, en el que aprieto mis puños, maldigo y acepto lo que me es imposible evitar…
Quiero que nuestros caminos se vuelvan a cruzar; una vez más quiero encontrar en ti motivos para soñar.

__M.O. 

II

Si enamorarse es arriesgar,
¿Por qué no animarse a saltar?
¿Qué más podría pasar? 
Tal vez pudieses volar.


__M.O.

Me pregunto…

Me pregunto cómo será estar a tu lado, y en el silencio sólo nuestros suspiros oír.
Me pregunto cómo será despedirnos, y saber que sufriré cada momento que pase lejos de ti.
Me pregunto cómo será despertar, sabiendo que tú estarás ahí.
Me pregunto cómo será abrir los ojos, y darme cuenta que tu mirada está fija en mí.
Me pregunto cómo será tenerte en mis brazos, y saber que eres más de lo que pude pedir.
Me pregunto cómo será dormirme a tu lado, sabiendo que cuidaras de mí.


Me pregunto cómo será perderme en tus besos, y olvidarme de todo y cuanto alguna vez temí.
Me pregunto cómo será tu voz; me pregunto si tus palabras alguna vez me harán sufrir.
Me pregunto cómo será sentirme libre y entregarme sin miedo a ti.
Me pregunto cómo será mirarte a los ojos, y sentir que yo no sería nada, si no te tuviera aquí.
Me pregunto cómo será tenerte a mi lado; como será amanecer junto a ti
Me pregunto cómo será tu sonrisa; como será escucharte reir.
Me pregunto cómo será decir “te amo”; me pregunto si podré hacerte feliz.
Me pregunto cómo se sentirá vivir para ti…
Me pregunto cómo se sentirá morir por ti. 
Me pregunto si alguna vez conoceré las respuestas, o si deberé decir que nunca las llegué a descubrir.

__M.O. 

22 septiembre 2013

Pensamientos y porqués…

_Yo no tendría que estar aquí, sintiéndome así, diciendo esto; debería estar lejos, perdido en mis sueños, luchando por ellos… aunque ya no les encuentre sentido; aunque me falten motivos para hacerlo.
Te necesito, para que me des aliento… Te necesito, para mantenerme despierto…
Por qué esta manía de sentirme así. De torturarme porque sí… (?)
Por qué pensar que el problema está en mí. Por qué creer que no existe ese alguien que a este corazón no sólo desee hacer latir, sino que también quiera oír (?) Porque supongo que se oculta, que no quiere salir. Porque presiento que teme, que adrede se hace perseguir…
Por qué no te tengo junto a mí, por qué siento que mi felicidad esta junto a ti (?) Si aún no te conocí ¿Por qué es tan grande el dominio que tienes sobre mí? ¿Acaso soy yo el que permite que sea así? ¿Cómo sé que eres lo que me hace falta? No lo sé, pero es así…
Debería sentirme feliz; tengo más de lo que necesito, más de lo que podría pedir; y aún así deseo algo que no tengo… Algo que se regala, algo que no se compra. Algo que me falta, algo que me sobra… Algo que no se ve, algo que se siente. Algo que se ofrece, algo que no se vende… Algo que yo quiero, algo que tú tienes…  
Que sencillo es cerrar los ojos; viajar lejos, volar hasta ti… Que doloroso es abrirlos, notar que aún sigo aquí; advertir que no estás a mi lado, y entonces comenzar a sufrir. Que difícil es mantenerse despierto cuando no sé que debería sentir; cuando este corazón poco a poco se va endureciendo, y debido a su peso ya no es capaz de latir…
Que estúpido me veo y me siento. ¿Qué opinaría de mí mismo si pudiese verme desde lejos?…

__M.Ø. 

Sentimientos nocivos…

_Las primeras palabras, las que activaron los latidos, las que nublaron la razón y cautivaron los sentidos. Las primeras palabras, las que delante de ti me hicieron caer, las más dulces, las culpables. Las primeras palabras, las que no se repitieron, quizás las más sinceras, o tal vez las que menos lo fueron…
Me pregunto que hago aquí, y la verdad no lo sé. No quiero callar, y mucho menos guardar las emociones que esta situación provoca en mí. Necesito decirlo, aunque es más sencillo si lo escribo; es probable que nada de esto leas y que es por ti, quizá ni lo sepas. Necesito expresar todo esto, necesito eliminar los que siento, porque se vuelve nocivo dentro de mí, mientra más pasa el tiempo…


Sé que me he equivocado; que de lo que debe hacerse, he hecho todo lo contrario. Sé que he sido impaciente, que he dicho más de lo necesario, y que tal vez en imposibles he soñado. Sé también, que nada me he guardado; que lo que siento, de alguna forma lo he demostrado, que no mentí en ninguna de las frases que te he dedicado. Sé que siempre fui yo, aunque creo debí haber disimulado…
_Y el silencio se interpone entre nosotros como el más cruel de los castigos; me hace pensar que no merecemos nada de lo que sentimos; que no somos dignos de sentir que estamos vivos…
Y aquí, el más dramático, hablando como si no hubiese más que un precipicio al final de este camino; como si el único remedio posible fuese el olvido…
Pareciera que hace un siglo no hablo contigo; creo que al no decirte lo que siento ni siquiera sé que es lo que digo. Sólo espero no haber caído en tu olvido; prefiero pensar que esto es sólo un respiro.
__M.Ø.

Ganas de gritar…


[Te ojeo al caminar, te observo pensativo. Me miras a los ojos y aceleras mis latidos. Me eres indiferente, y aún mas te ansío. Te veo sonreír y me derrito. Frunces el ceño, y no por ello me intimido. Y pienso que eres lo más lindo, aunque tú ni siquiera sepas que existo…]

Llegará el momento, ansioso lo espero, en que ya más vueltas no deba dar; en el que mis fuerzas pueda concentrar en un solo objetivo: el de amarte hasta que tu corazón llegue a estallar, hasta que me digas _”basta!” porque no lo puedes soportar. Y entonces, ya no me habré de preocupar, porque lo que alguna vez fue mi carga, en emociones para ti se convertirán…


Malditos sentimientos, sólo sé que existen y fluyen sin control dentro de mí. Algunos se van en estas palabras; aquí, a través de mis dedos se atreven a salir. Una opresión en el pecho que no hace más que crecer, que se presenta sin aviso, sin motivo, que no tiene razón de ser, o al menos eso prefiero creer. Ganas de gritar, de manifestar todo lo que mi cobardía no me permite expresar…


”¡Aaah!” ¿Y luego qué? Ni siquiera el vacío, porque la opresión sigue ahí; se rehúsa a abandonarme, se niega a salir…


__M.Ø.


I

Cuando el corazón comienza a pesar,
y tus ojos necesitas cerrar.
Cuando ya no puedes pensar,
y las voces en tu mente deseas callar.
Cuando ya no quieres hablar,
y sólo quedan fuerzas para respirar.
Cuando caes en la cuenta de que sólo eres otro más;
un ingenuo fácil de engañar,
un recuerdo fácil de olvidar,
un extraño fácil de ignorar.
Uno más… 

Que se puede usar, doblar y tirar.


__M.
Ø.